¿Cómo iniciar un proyecto de interiores?

Publicado el 3 de abril de 2023, 0:10

En muchas ocasiones cuando tenemos un proyecto de interiores a desarrollar nos cuestionamos cuál sería la forma correcta de iniciar el proceso, o quizás disponer de una guía que nos vaya indicando los pasos a seguir para poder darle de manera exitosa ejecución al proyecto.

Y es que al gestionar un proyecto de diseño de interiores no solo se requiere mucha creatividad en el proceso de elaboración, sino que también se debe combinar con la planeación y el avance a través de las distintas fases del proyecto para su correcta elaboración y ejecución.

En este artículo te explicamos las fases principales por las que debe pasar un proyecto de diseño de interiores.

Primeramente, el proceso de diseño se suele dividir en cuatro elementos básicos cuyo fin es hacer las pausas y la toma de definiciones en momentos críticos del proyecto que necesitan la toma de decisiones tanto del equipo de diseño como del cliente. 

Estos elementos son: 

  • el emplazamiento del proyecto
  • programa de necesidades
  • planificación en el tiempo
  • presupuesto

Emplazamiento del proyecto:

Esta fase del proyecto es muy variada. En ocasiones el cliente tiene ya localizado el emplazamiento y es tarea del diseñador lograr la mejor distribución del espacio para cumplir con las necesidades del cliente. Sin embargo, existen casos en los que el cliente dispone de varias opciones de espacios y es tarea del diseñador la de recomendar que lugar es el más apropiado y puede cumplir con los requerimiento del cliente.

Programa de necesidades:

Al iniciar el proyecto es necesario definir las necesidades de quienes harán uso del espacio en cuestión. Para ello se elabora un programa de necesidades que queda explicito en una memoria en la cual se establecen con precisión los requisitos físicos, funcionales, dimensionales y de relación de las distintas habitaciones, quedando así una base sobre la cual se elaboraran las soluciones del diseño.

En caso de ser un proyecto pequeño, la elaboración de una memoria podría ser no muy practica, pero de cualquier manera se debe tener un registro del proceso para evitar malentendidos. Por ejemplo, el programa de necesidades puede consistir en respuestas a un cuestionario o entrevista donde se recoja información detallada de cantidades y espacios necesarios.

En esta fase el diseñador tiene la labor de lograr concentrar las diferentes ideas de los clientes y priorizar criterios para tomar desiciones coherentes y acotadas.

Además, este programa de necesidades es crucial ya que en el quedan identificados los problemas y objetivos del cliente; aquí se elaboran los objetivos del diseño, las relaciones espaciales y las limitaciones de construcción.

Las actividades para redactar el cronograma de necesidades se reducen a: 

  • reunir información
  • analizar información
  • documentación de la información

Calendario:

Se hace imprescindible contar con un calendario que establezca las fechas para todos los momentos críticos del proyecto y que estén en coordinación con la lista de actividades a realizar y sus tiempos aproximados de duración.

El calendario establece el marco temporal para: 

  • negociar el contrato 
  • estudiar el emplazamiento
  • definir la duración de las fases del diseño
  • aprobación del diseño y presupuesto
  • negociación con contratistas
  • permisos de obra
  • duración de la obra 
  • fechas de traslado.

Presupuesto:

El presupuesto asienta muchas ideas del diseño ya que encuadra el alcance del trabajo y el nivel de acabados.Este se divide en dos conceptos, el primero es el coste de obra con los elementos de instalación, mobiliario y equipos; el segundo son los honorarios de los consultores, el diseñador y la gestión del proyecto, tasas, seguros e imprevistos.

El presupuesto debe ser cumplido por el diseñador y para que este sea lo más realista, se deben estimar precios desde las primeras fases del proceso.

En proyectos de pequeña escala, el contratista puede hacer las estimaciones basándose en las especificaciones del diseño y en los planos del proyecto. Estas estimaciones no deberían estar basadas en metraje sino en partidas bien identificadas y especificando los materiales y mano de obra.

En proyectos de mediana y gran escala será el arquitecto técnico quien redactara el presupuesto, también interviene el gestor de proyecto quien gestiona los costes a lo largo de todas las fases del diseño. Esta figura por su experiencia en la gestión puede hacer presupuestos basándose en precio por metro cuadrado y solicita varios presupuestos para verificar los costes reales.

El formato de los presupuestos varía según la escala del proyecto, para pequeña escala las tareas se pueden dividir por categorías generales como carpintería, fontanería, electricidad, enlucidos y pintura etc. Para proyectos de mediana y grande escala se tienen a organizar por capítulos y partidas, su indice dependerá mucho de la zona geográfica en la que se redacte el presupuesto. 


Añadir comentario

Comentarios

Felix
hace un año

Interesante este contenido!